¡El Sónar regresa con 122.000 espectadores!

El festival logra su segunda mejor asistencia con un público local y nacional en un 70%

El Sónar 2022 cierra su 29 edición con la segunda mejor asistencia de público de su historia, 122.000 personas. De esta cifra, presentado ayer por la organización en su balance del fes­tival, lo más destacable es que el 70 por ciento de los asistentes son locales y nacionales, y el 30 por ciento del resto del mundo. El récord lo tiene la edición de 2018, con 126.000 asistentes.

Según Ricard Robles, uno de los codirectores del festival de música, creatividad y tecnología, la cifra de 122.000 se divide en 43.000 que asistieron al deno­minado Sónar de Día (que se ce­lebra en la Fira de Montjuïc al lado de la plaza Espanya) y los 79.000 restantes en el De Noche (en el recinto ferial Gran Via II de l’Hospitalet).

Abundando en esta asistencia, ésta se desglosa a su vez de esta manera: jueves de día, 13.000; jueves de noche (solo el concierto de Nathy Peluso), 12.000; viernes de día, 14.000; viernes de noche, 34.000; sábado de día, 16.000, y sábado de noche 33.000.

Robles también quiso resaltar ese excepcional tanto por ciento de la procedencia local y nacional del público de este año, que bate el equilibrio que en este aspecto caracterizaba al Sónar desde sus inicios. La última edición normal de 2019, por ejemplo, tuvo un 55% de público nacional y un 45% extranjero. En su opinión, este guarismo del 70 por ciento refleja “el compromiso real que tiene el festival con el territorio y la ciudad”.

De Moderat y Headie One a Bonobo

Además de C. Tangana hubo otro cabeza de cartel en el escenario prin­cipal en la primera jornada nocturna. Se trató del grupo alemán Moderat, un trío que es una especie de supergrupo de la música electrónica y que llegó al festival desde Berlín en la que es gira de presentación de su cuarto disco, MORE D4TA.Su sonido sintético alterna momentos atmosféricos con grooves más tecno, energéticos y oscuros.
Otro signo distintivo es la voz de Sascha Ring, muy influenciada, tal como reconoce, por Thom Yorke de Radiohead. Un show, en definitiva, muy vistoso y entrete­nido. El rapero británico Headie One fue una de las atracciones en el es­cenario SonarLab. Acompañado por otro rimador y un dj, noquearon con su flow monolí­tico que aúna espíritu callejero e imaginativos fraseos a doble voz o en clave llamada y respuesta. En el SonarPub, en el que repitió actuación Nathy Peluso, hubo la presencia destacada de Simon Green, alias Bo­nobo. Rodeado por una competente banda, sigue expandiendo la buena nueva del downtempo, unos beats relajados en los que caben derivaciones hacia los terrenos del nu jazz y la música étnica.Para rematar la velada estaba prevista una buena dosis de french touch con las actuaciones de Agoria –icono de la mú­sica electrónica francesa más ecléctica– y del dúo The Blaze, y en la pista principal no faltó un fijo del Sónar, el legendario Richie Hawtin, adalid de la música techno y el mejor reclamo para reinstaurar la nueva normalidad.

Enric Palau, también codirector del ciclo, destacó el “protagonismo absoluto del talento local”, resaltando nombres como el de Rojuu, las Tarta Relena o el dúo de Maria Arnal y Marcel Bagés. Y también hizo una valoración sobre lo que el equipo directivo piensa sobre esta edición a punto de finalizar: “La sensación que tenemos es que ha sido un evento recargado y renovado” tanto en formatos como incluso en pú­blicos. En este último aspecto, Sergio Caballero, el tercer codirector del festival, quiso ejemplarizarlo precisamente con el concierto del rapero barcelonés Rojuu, en donde “el público era muy muy joven”, algo que responde a una tendencia que se ha podido comprobar en otros conciertos del festival recién finalizado.

En cuanto al Sónar +D, todos los responsables mostraron su satisfacción, y Ricard Robles lo resumió la frase de que “el discurso y el relato del Sónar +D se ha integrado muy bien en el Sónar de Día, con propuestas más reducidas y que han puesto en valor el intercambio de conocimiento”.

Las fechas para la edición del año que viene también se han anunciado, y serán los días 15, 16 y 17 de junio. Este miércoles a las 12 del mediodía se habilitará una preventa de abonos y acredi­taciones con un precio especial
a partir de 115 € y 150 €, respec­tivamente. El público podrá pre-registrarse para acceder a esta preventa desde hoy domingo.

Deslumbrante cierre con los Chemical Brothers

Como suele ser tradición, la noche del sábado-madrugada del domingo es prota­gonista de intensidad hedonística de lo que es la bajada del telón del Sónar. Para tales menesteres, el Sónar de Noche tenía desplegada artillería pesada para que este regreso a la normalidad sonarística fuese plena. En este sentido, algunos de los dj’s más en la cresta de la ola tenían sesiones programadas como Charlotte de Witte, The Blessed Madonna, Eric Prydz o Helena Hauff.

Pero en términos musicales del directo la atención del Sónar de Noche estaba centrada en la ar­tista y música Arca, una creadora habitual en el festival y que en esta ocasión se estrenaba en esta franja horaria, y además con material musical nuevo y show de estreno.

Con todo, eran sin duda los británicos Chemical Brothers los principales cabezas de cartel. Hacía ya más de un lustro de su úl­tima presencia en el Sónar y anoche lo hicieron a lo grande, y nunca mejor dicho, ya que el show-espectáculo que ofrecieron a partir de las diez y media de la noche fue mayestático en variados sentidos. En esta ocasión más que nunca, la música generada, ma­nipulada e interpretada por Tom Rowlands y Ed Simons estaba íntimamente ligada con el grandioso montaje en vivo producido por los artistas visuales Adam Smith y Marcus Lyall. La materia prima que ofrecieron comenzó con Block rocking beats y se prolongó durante una hora y media recorriendo su amplio repertorio, con solo un par de paradas en su último álbum No geography. Una sesión de las que se quedan en memoria y retina.

Morad y su proclama: “Fuck Mossos d’Esquadra” 

Pero antes de llegar al espacio de la Fira Gran Via II, el homó­logo de Montjuïc había albergado en horarios más soleados un par de tentaciones. Por una parte, la posibilidad de oír, ver y comprobar in situ el por qué del eco que rodea a Morad, joven rapero y creador de L’Hospitalet de Llobregat que a través del rap y el drill ha devenido referencia para jóvenes de la calle –arrancó con un vídeo de sus desencuentros con la policía– con piezas que fueron aclamadas como Chandal, No y no o Pelele, su mayor hit con el que cerró sesión. Antes de abandonar el escenario lo dejó claro: “Fuck Mossos d’Esquadra”.

Y, tres cuartos de hora más tarde, uno de los conciertos indis­cutibles del Sónar, y que fue el estreno de la nueva producción de Maria Arnal y Arnal Bagés, una pareja artística como pocas por estas latitudes locales y nacionales. A partir del álbum Clamor del pasado año, Arnal y Bagés han creado Hiperutopia, que lo definen como una viaje cósmico por el universo creado en dicho disco. Un estreno en donde se pudo encontrar una puesta en escena densa, con espléndidas arquitecturas lumínicas, ecos silvestres, bases electrónicas que invitaban al baile –Bagés y David Soler, alquimistas detrás de las máquinas–, voces humanas, con la presencia de una treintena del Cor de Noies de l’Orfeó Català o con un procesador de voces creado por Holly Herdon. Ritmo creciente de baile, imágenes ad hoc, groove electrónico y una Maria Arnal descomunal, imparable en su versatilidad vocal y con un dominio escénico impactante. Y todo perfectamente engarzado.

Fuente: La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

The show must go on
ARAYTOR CORREDURIA DE SEGUROS, S.L.

Gran Via de les Corts Catalanes, 565, 08011 Barcelona
Pº Castellana 91, 4º planta Oficina 1 28046 Madrid

T. 932 72 48 60 | events@araytor.com

SÍGUENOS

Partners de la Asociación de
Promotores Musicales

logo-APM-2021

Contacta con nosotros

Llámanos o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.