La Motomami de Rosalía deslumbra a Barcelona

La cantante de Sant Esteve de Ses Rovires atrapa a los 17.000 asistentes del primer concierto en el Palau Sant Jordi con un show total

Rosalía se reservó pocas sorpresas para Barcelona con respecto a los conciertos previos del Motomami World Tour. Solo ‘Millonaria’ sonó, cantada a capella, en el Palau Sant Jordi y no lo había hecho, por ejemplo, en el Wizink de Madrid. Tampoco se confirmó la teoría, tan peregrina como jugosa, de que la de Ses Rovires se estaba esperando para estrenar la versión completa de ‘Despechá’ en Barcelona para que la acompañara al escenario Bad Gyal. Pero nada de eso tuvo ninguna importancia. Como tampoco la tiene si sobre el escenario la acompaña o no una banda en directo: el Motomami World Tour es tan bestia que dedicarse a decir qué falta con todo lo que ofrece es intrascendente.

Actualmente, Rosalía es una de las artistas que mejor sabe leer la contemporaneidad. Lo demuestra con todo lo que hace, desde la composición de las canciones a la presentación del álbum, a su uso personal y profesional de las redes sociales, y también en esta gira. El escenario no solo está diseñado para encajar en los Reels de Instagram y en los TikToks, sino que ella misma juega con la cámara durante el concierto como si estuviera en las redes y el resultado es espectacular. Los primeros planos de Rosalía en las pantallas gigantes acercan la artista al público de una manera rara vez vista hasta ahora: la tecnología al servicio de la emoción.

Como ‘Motomami’, el concierto es un prodigio de talento, un Dragon Khan de géneros, referencias y registros. De las ‘memicas’ ‘Chicken Teriyaki’ y ‘Bizcochito’ al bolero de ‘Delirio de grandeza’, de las bulerías al reggeaton minimalista: todo cabe en la enciclopedia de Rosalía, que también repasó de sus álbumes anteriores, con mención especial para la desgarradora ‘De plata’, y en las múltiples colaboraciones con artistas como The Weeknd, Bad Bunny, J. Balvin… ¿Hay artista mejor conectada ahora mismo?

Los temas se sucedían a un ritmo vertiginoso y Rosalía, como motomami suprema, llevó al público por donde quiso. Alternando el castellano y el catalán en su discurso, dijo en varios momentos de la noche la felicidad que sentía por actuar en casa. El público bailó, cantó, se le puso la piel de gallina y recitó el abecedario mucho mejor que cuando iba al cole. Y para demostrar que esto no tiene freno, presentó temas inéditos, como el bellísimo ‘Aislamiento’.

Es inspirador ver cómo alguien tiene tanta hambre de crear y de mostrar, con un espíritu tan poco conformista y con una energía a la altura de un talento e inteligencia mayúsculos.

Fuente: Timeout

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

The show must go on
ARAYTOR CORREDURIA DE SEGUROS, S.L.

Gran Via de les Corts Catalanes, 565, 08011 Barcelona
Pº Castellana 91, 4º planta Oficina 1 28046 Madrid

T. 932 72 48 60 | events@araytor.com

SÍGUENOS

Partners de la Asociación de
Promotores Musicales

logo-APM-2021

Contacta con nosotros

Llámanos o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.