¿Los cassettes son el nuevo vinilo?

Según Luminate, las ventas de cassettes han aumentado un 443% en los últimos siete años, pasando de 81.000 unidades vendidas en 2015 a más de 440.000 el año pasado. En medio de este revival, una pequeña cantidad de fabricantes han capitalizado el mini-boom después de anticipar o probar suerte en el mercado, de acuerdo con un análisis de Billboard.

Nick Keshishian abrió ENAS Media en Pasadena, California, en 1985, al principio fabricando casetes en blanco para que las iglesias grabaran sermones y los distribuyeran a sus congregaciones. A medida que los cassettes crecieron hasta convertirse en uno de los principales formatos de la industria de la música, pasando de 61 millones de unidades vendidas en 1978 a 450 millones en 1988, según la RIAA, se expandió en el mercado de la música espiritual y comenzó a trabajar con sellos discográficos independientes, primero fabricando cintas , luego expandiéndose a CD.

Incluso a través del cambio de la industria discográfica de vender unidades físicas a descargas y streaming, las ventas se mantuvieron sólidas hasta 2017, cuando los clientes de Keshishian en las industrias de la religión y la educación finalmente abandonaron los CD y las ventas disminuyeron.

Keshishian cerró ese año, durante un mes. Luego, dice: “Todos llamaban y pedían cassettes, así que volví a abrir”. El mercado de cassettes se ha unido lentamente para satisfacer la demanda inesperada. Nombres ostentosos como Taylor Swift y Maren Morris han producido tiradas más grandes, al igual que My Morning Jacket, que recientemente lanzó 1.000 casetes. Megan Thee Stallion también lanzó recientemente 10.000 cintas, mientras que el sello Tapehead City de Charlie Kaplan, ayudó recientemente a Death Row Records a vender casi 20,000 reediciones combinadas en casete de álbumes clásicos de 2Pac, Snoop Dogg y Dr. Dre.

Keshishian, Kaplan y otros que trabajan en el espacio dicen que la demanda es similar a la del mercado de vinilo a mediados de la década de 2000, pero que las limitaciones están en la distribución.

Además de ENAS Media, los principales fabricantes de casetes incluyen National Audio Company en Springfield, Missouri, y Recording the Masters (RTM) en Francia.

Después de que los casetes de música murieran a finales de los 90, National Audio se mantuvo ocupado con cassettes para materiales instructivos, biblias habladas y trabajo de la Biblioteca del Congreso hasta que las bandas y sellos discográficos independientes aparecieron en 2006. “De repente, estábamos de vuelta en el negocio», —dice su dueño Steve Stepp.

RTM, con sede en Avranches, a unas 220 millas al oeste de París, ha fabricado cintas magnéticas durante casi un siglo, centrándose recientemente en carretes de film y cintas magnéticas de tarjetas de crédito. Pero después de que un grupo de inversores europeos, algunos de los cuales dirigían sellos independientes, compraran la empresa hace un año y medio, los nuevos propietarios «realmente la están convirtiendo en una empresa musical adecuada», dice Neal Birnie, director creativo de RTM.

Algunos en el negocio discográfico consideran que los casetes son una moda. “Hay una cohorte pequeña y dedicada de personas que lo compran y lo disfrutan. No creo que vuelva a tomar una parte importante del mercado”, dice Ben Swanson, director de operaciones de Secretly Group, que ha lanzado pequeños casetes para Mitski, Yeah Yeah Yeahs, Bon Iver y otros. “Haremos entre 200 y 1000 copias, dependiendo del artista. Es como encontrar a los fans donde están”.

Pero el negocio de los cassettes es más fuerte de lo que sugieren las cifras de Luminate, según Greg Frehner, copropietario y presidente de duplication.ca, con sede en Toronto, ya que gran parte del mercado se debe a bandas independientes que venden cintas en mesas de merchandising, que a menudo no se incluye en las mediciones globales.

A diferencia de ENAS y RTM, que fabrican la cinta magnética en blanco, duplication.ca compra los componentes de la cinta no magnética, ensambla los casetes y los vende a bandas y sellos. Frehner estima que la compañía envía 1 millón de unidades al año, en parte debido a los pedidos de las principales marcas. “Se está convirtiendo en una actividad rutinaria ahora, para algunos de ellos”, dice. “Ha sido un aumento constante”.

En los EEUU los casetes cuestan entre $3 y $7 cada uno, dependiendo de qué tan elaborados y artísticos quieran ser los compradores, según Stephanie Hudacek, presidenta de Soundly, un distribuidor de Nashville que saca cintas de My Morning Jacket, The Avett Brothers, Major Lazer, Maren Morris y otros.

Una de las razones del auge reciente, dice Hudacek, es que los tiempos de entrega del vinilo son más lentos debido a problemas con la cadena de suministro de la pandemia. “Todavía es un artículo de colección. Con estos servicios de duplicación de cassettes, la tirada mínima es de 50 cintas, así que puedes experimentar. Es un punto de entrada accesible para artistas y sellos”.

Fuente: https://industriamusical.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The show must go on
ARAYTOR CORREDURIA DE SEGUROS, S.L.

Gran Via de les Corts Catalanes, 565, 08011 Barcelona
Pº Castellana 91, 4º planta Oficina 1 28046 Madrid

T. 932 72 48 60 | events@araytor.com

SÍGUENOS

Partners de la Asociación de
Promotores Musicales

logo-APM-2021

Contacta con nosotros

Llámanos o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.